¿Existe cura o tratamiento para la dermatitis atópica?
La palabra “atópica” deriva de la palabra atopia, que actualmente por consenso de la asociación mundial de alergia (WAO)1 se define como: la predisposición personal o familiar a padecer de alergias; en consecuencia, esta predisposición se puede considerar una condición propia de la piel de algunos individuos por lo que hablar de una cura es complejo. Sin embargo, a través de los años y con el esfuerzo de la comunidad médica y científica, se han desarrollado tratamientos que han permitido que los pacientes con esta condición tengan una calidad de vida excelente.
Desde la Asociación Colombiana de Alergia, Asma e Inmunología (ACAAI) nos hemos interesados en dar a conocer a la comunidad las principales estrategias terapéuticas para el control de esta molesta enfermedad.
La hidratación cutánea al día de hoy se establece como el pilar fundamental en el tratamiento de la Dermatitis Atópica, el restablecimiento de una adecuada barrera cutánea es la base para prevenir las exacerbaciones. De aquí la importancia de usar emolientes (cremas hidratantes) con una composición particular según los requerimientos de cada paciente, a una frecuencia adecuada y en lo posible después del baño para facilitar la retención de agua en la piel. Aunque el sentido común nos sugiere que los largos periodos de ducha podrían mejorar la hidratación de la piel, los estudios han demostrado que esta práctica es nociva; por lo que los baños en las personas con dermatitis atópicas no deben superar los 5 minutos.
El manejo de las exacerbaciones de la enfermedad es un tema mas complejo, que requiere el uso de medicamentos como los glucocorticoides o inhibidores de calcineurina. Se recomienda a los pacientes solicitar asesoría por parte de su médico especialista en alergología para definir la mejor estrategia. En la pagina Web de la ACAAI podremos encontrar un directorio de alergólogos dispuestos a colaborarle.

  1. J Allergy Clin Immunol. 2004 May;113(5):832-6.